sábado, 28 de abril de 2018

Tóxico expone en Zoco

 Durante un mes se podrá disfrutar de la muestra “WOOD” de Tóxico.


Con esta muestra inicia el ciclo de exposiciones El Calor en Zoco deli market & té bar

Tóxico es la primera muestra de un ciclo de exposiciones artísticas del ciclo "El Calor" que se llevará a cabo de manera permanente en ZOCO Deli market & Té bar (La Rioja 2239 entre Junín y San Luis). Con curaduría de FADO, la selección de artistas también incluirá obras de Sofía Schiavoni, Burbuja Abian  y Mariana Gómez.

Tóxico es la marca bajo la que crean Daniela Vastik (AKA Azida) y Walter Marín (AKA Ironic) un auténtico dúo estético y dinámico que juega con elementos de varios universos: el punk, el rock, el metal, el hip hop, el skate, los monstruos, los juguetes, el pin-up, la selva, los videojuegos y el cine de terror, todo conjugado con su amor por los animales, los dibujos animados y los tatuajes. La pareja, además es responsable de muchas de las obras que se pueden apreciar en diferentes muros y paredes de la ciudad de Posadas, además de ser asiduos invitados a convenciones de muralistas en todo el país.
Walter, Wincha en el submundo local, es además el último ganador del premio ARANDÚ en artes visuales y se encuentra en pleno proceso de recuperación luego de que sufriera un accidente en pleno proceso de pintura de una pared de la Bajada Vieja. Wincha y Dani se manejan por distintos soportes y técnicas, recurriendo a paredes, papeles, cartones o soporte digital, y pueden hacer desde murales en edificios o trabajar en pequeño formato como en el caso de Wood, donde recurren a descartes de carpinterías, que son contervenidos  con aerosoles y marcadores de, usando una estética nueva escuela, pero con gusto retro, llena de colores fluorescentes bien ochentosos.


sábado, 14 de abril de 2018

“Tonnyc” Oliveira expone en el Bar Secreto


El reconocido artista plástico Antonio “Tonnyc” Oliveira inaugura este sábado 14 de abril desde las 21 horas su primera muestra personal.

Será en el Bar 264, más conocido como el Bar Secreto, de Av. Córdoba 264, donde exhibirá algunas de sus obras.

Tonnyc también pintó parte de las paredes del bar, con lo cual se apreciar la enorme experiencia que tiene con el muralismo


En otra de las salas del bar el fotógrafo Matías Werd también expondrá sus trabajos, mientras que Mauro Ferreira va a realizar un tatuaje de realismo en vivo.

“Arte, además de mucha música, dj´s, buena comida, hermoso lugar, es la propuesta que complementa la invitación para pasar un momento agradable”, comentó Tonyc.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Posadas se llenará de color con "Uniendo Piezas"

La cuarta edición del encuentro de graffiti nacido en Necochea (Buenos Aires) se realizará en la tierra colorada del 15 al 17 de septiembre. Tres días donde los mejores exponentes del arte urbano del país llenarán de color el parque Vicario de Posadas.
Uniendo Piezas 4, es un evento creado por el grafitero necochense Alan Toledo, conocido en su ambiente también como Little Foffo y en sus tres ediciones anteriores se realizó en Necochea y esta es la primera vez que el encuentro internacional sale de esa ciudad.
Cabe recordar que Uniendo Piezas es el nombre que se le dio al evento de graffiti mediante el cual, años anteriores, graffiteros de distintas partes del país, convocados por el necochense Little Foffo, pintaron uno de los galpones de la vieja estación de tren, el anfiteatro del parque Miguel Lillo, y el edificio del complejo Jesuita Cardiel, entre otros imponentes murales.
El evento nacido en la ciudad de Necochea, es uno de los eventos independiente mas grandes de Argentina en lo que refiere a cultura urbana y graffiti, solo lleva 3 ediciones y ya tiene relevancia en Latinoamérica, en su última edición de los días 10, 11, y 12 septiembre del 2016 participaron 120 artistas de: Uruguay, Paraguay, Brasil, Rio Gallegos, Neuquén, BS AS, Santa Fe, Misiones, Chaco.
Uniendo Piezas IV Se llevará a cabo los días 15 - 16 - 17 de septiembre en el Parque Vicario de la Ciudad de Posadas Misiones Argentina, es un encuentro de graffiti en el que participarán artistas de diversos puntos del país e invitados internacionales.
Los objetivos del evento son rescatar espacios públicos, unificar la cultura del arte urbano, crear puentes entre artistas de todo el país y de Latinoamerica, poner en valor al graffiti y al arte urbano como herramientas transformadoras sociales. Convertir el Parque Vicario en una Galería a cielo abierto, y de este modo aportar a la cultura de la ciudad de Posadas.

ARTISTAS,GRAFFITI Dame (Bs. As), Samir (Chile), Hudhen (Brasil), Little Foffo (Bs. As), Piki (Bs. As), Dusk 187 (Paraguay), Cups (Bs. As),Robe(Bs.As)Grito(Bs.As), Ares (Paraguay), Head (Chubut), Oz (Paraguay), Rayo (Bs. As), Teko (Entre Rios), Tenam (Chile), Shulean (Bs. As), Bardo (Neuquen), Walter Pato (Corrientes), Matwas (Corrientes), D Ramone (Corrientes), Flis (Chile), Min 8 (Uruguay), Conde (Uruguay), Mr Zip (Chile) Maniatic (Misiones), Trazo (Misiones),Juanis (Misiones), Joaquin Benitez (Misiones), Tu Waina(Misiones), Mago (Misiones), Sike (Misiones), Maticus (Misiones), Ironic(Misiones), y Azida (Misiones).
MÚSICA en VIVO y Dj´s Wincha, Tubicha, Killato, Musgo, Payé, Trap Laidys, Lacallebeat, Harry Fank, Terook, Monjes del Monte, Ajitawira, Goodcalaña, Selector XL, Cru(Necochea)
Además del encuentro de arte urbano se llevará adelante un Taller de Lettering, una Feria Consciente, Demos de Skate y Bike, Demo de Freestyle (Big Flow).
También habrá una fiesta, Ruidoblicuo presenta "FESTYLERA" el Viernes 15 de Septiembre en Dynamo Entertainment Bar (Av. Uruguay 3530) en vivo Maria Prima (rap) y Cissa Chechi (rap) Dj`s Lacallebeat (rap) y Musgo (glitch hop/breack beat).
El Uniendo Piezas 4 es organizado en Misiones por Vandals Tatoo & Graff Art / Oblicuo Diseño & Ruidoblicuo / Grap Arquitectura y Construccion.
El lado solidario del evento constará de un espacio para recolectar alimentos no perecederos que serán destinados a paisanos de la Comunidad Mbyá.
Los organizadores explican que el evento es autogestionado de forma totalmente indendiente por artistas para artistas y para toda la comunidad. Por ello solicitan colaboración para los insumos: pintura latex de exteriores (cualquier color y cantidad nos sirve), rodillos y pinceles; mercaderías para poder cubrir los almuerzos de los artistas por tres días y también la merienda (facturas, frutas, etc). Para colaborar se pueden comunicar al celular (0376) 154929773.


viernes, 1 de septiembre de 2017

Graffiteros argentinos for export

De Túnez a Londres, de China a los Estados Unidos. Quiénes son los 5 referentes del muralismo callejero local convocados para firmar sus obras en grandes ciudades y aldeas en vías de extinción.
Al igual que sucede en las ciudades más trendy del planeta, Buenos Aires experimenta un boom del muralismo callejero, cuya calidad expresiva ya ha sido validada por la academia, los vecinos, las autoridades municipales, los galeristas e incluso, los coleccionistas. Ahora, esa onda expansiva se proyecta al mundo.
Quiénes son los 5 referentes locales convocados para firmar sus obras en espacios públicos de grandes ciudades pero también en aldeas en vías de extinción alrededor de todo el planeta.
1º Mar­tín Ron
Na­ci­do en Ca­se­ros, en el Par­ti­do de Tres de Fe­bre­ro, fue uno de los pri­me­ros que pin­tó un mu­ral de gran­des di­men­sio­nes en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na: en un pla­no de 412 me­tros cua­dra­dos, a pa­sos de la se­de Dra­go de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, hi­zo una ima­gen su­rre­a­lis­ta que cap­tu­ra mi­ra­das. “Si es in­te­re­san­te pin­tar ca­da vez más al­to, tam­bién lo es pin­tar más le­jos”, plan­te­a. En 2013, el mis­mo año de aquel mu­ral, via­jó a Chi­le y lue­go a Gran Bre­ta­ña, con­vo­ca­do por Stre­et Art Lon­don. “Te tras­la­dás con tus pin­tu­ras y tus ide­as. Lo úni­co que no te­nés es la pa­red. El lu­gar más in­só­li­to lo ha­ce más es­pe­cial. Ca­da mu­ral es una nue­va aven­tu­ra, sea en un ba­rrio de Bue­nos Ai­res o en Tai­lan­dia”, afir­ma.
En­tre sus 300 obras, a Ron se le cuen­tan va­rios mu­ra­les por­te­ños ya icó­ni­cos, co­mo la im­po­nen­te tor­tu­ga ma­ri­na que pin­tó en Ba­rra­cas y el re­tra­to de Car­los Té­vez en Fuer­te Apa­che. En el ex­te­rior, su cre­a­ti­vi­dad que­dó plas­ma­da en pa­re­des de Ma­la­sia, Bél­gi­ca, los Es­ta­dos Uni­dos, Es­to­nia e In­gla­te­rra. De ado­les­cen­te, Ron “sa­lía a lle­var los es­ca­sos co­no­ci­mien­tos que te­nía de di­bu­jo y pin­tu­ra a la ca­lle”. Cuan­do cre­ció, el mu­ra­lis­mo no es­ta­ba de mo­da, pe­ro apa­re­cie­ron al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra em­be­lle­cer su ba­rrio. Hoy, el artista urbano re­fle­xio­na: “An­tes te­nía que to­car tim­bre pa­ra pe­dir per­mi­so. Hoy me man­dan men­sa­jes por las re­des so­cia­les pa­ra ofre­cer­me pa­re­des”.

2º Da­vid Pe­tro­ni
Em­pe­zó a pin­tar sien­do ado­les­cen­te en Vi­lla Mai­pú, San Mar­tín, don­de vi­ví­a. Lue­go se con­vir­tió en es­tu­dian­te de Di­se­ño Grá­fi­co y Be­llas Ar­tes, eta­pa en la que pa­só a la ac­ti­vi­dad in­do­or. De via­je rum­bo a Bra­sil, la ae­ro­lí­nea ex­tra­vió sus te­las y se en­con­tró só­lo con sus pin­tu­ras: en ese mo­men­to, vol­vió a la ex­pre­sión ca­lle­je­ra. “Los via­jes te van trans­for­man­do. Re­gre­sé con la ca­be­za cam­bia­da y la ciu­dad es­ta­ba más dis­pues­ta al ar­te ur­ba­no”, re­cuer­da. En 2016 lle­gó una aven­tu­ra por Eu­ro­pa, de tres me­ses y me­dio, que em­pe­zó pla­ne­a­da por Pa­rís y Lis­boa pe­ro que lo ter­mi­nó lle­van­do tam­bién a Ro­ma y Gdansk, Po­lo­nia, en don­de de­jó sus co­lo­ri­dos y geométricos mu­ra­les.
“Voy com­pro­ban­do que el hom­bre es si­mi­lar en su par­te esen­cial. El con­tex­to im­por­ta en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes, en la in­te­rac­ción de la obra, en los otros es­tí­mu­los vi­sua­les que hay. En Po­lo­nia pin­té en una ciu­dad a ori­llas del Bál­ti­co que la mi­tad del año es­tá ne­va­da. En­ton­ces, pen­sé có­mo mis co­lo­res po­dí­an in­te­rac­tuar con una ciu­dad blan­ca”, ex­pli­ca quien en agos­to pa­sa­do ter­mi­nó una pa­red de 11 me­tros en la vi­lla 1.11.14.

3º Ever
La agen­da de Ni­co­lás Ro­me­ro –E­ver en su fa­ce­ta de ar­tis­ta– in­clu­ye mu­ros al­re­de­dor del mun­do a los que se acer­ca con una grúa pa­ra de­jar allí su obra. “Em­pe­cé a pin­tar de ma­ne­ra ile­gal, pe­ro no me gus­ta­ba el pe­li­gro que im­pli­ca­ba. Sen­tía que po­día ha­cer ar­te pú­bli­co des­de otro lu­gar”, re­cuer­da so­bre las sa­li­das que ha­cía por Con­gre­so, Ba­rra­cas y La­nús. En 2009 via­jó a Eu­ro­pa y vi­vió de cer­ca el mo­vi­mien­to del ar­te ca­lle­je­ro fran­cés, del que to­mó el dis­cur­so po­lí­ti­co re­fle­xi­vo. “Pa­ra mí, pin­tar en la ca­lle es una in­ves­ti­ga­ción so­cio­ló­gi­ca cons­tan­te. No hay que to­mar­lo me­ra­men­te co­mo al­go lin­do. Eso va a per­te­ne­cer a la gen­te, el ba­rrio. La ca­lle es don­de nos que­ja­mos y las pa­re­des es­tán he­chas pa­ra ser es­cu­cha­das”, ex­pli­ca.
Lo in­vi­ta­ron a Art Ba­sel pa­ra par­ti­ci­par del pro­yec­to que lo lle­vó a pin­tar en Wynwo­od, el ba­rrio de Mia­mi co­pa­do por la mo­vi­da del stre­et art. Mé­xi­co, Aus­tra­lia, Es­pa­ña, Ca­na­dá, Aus­tria y otras ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos (Cle­ve­land, Chi­ca­go, Ari­zo­na), en don­de tra­ba­ja con al­gu­nas ga­le­rí­as, for­man par­te de su tra­yec­to­ria. “Uno de­ja su in­ter­pre­ta­ción, que tie­ne que ge­ne­rar pre­gun­tas porque, como artista, no bus­co dar res­pues­tas”, de­fi­ne. Sus mu­ra­les no lle­van fir­ma por­que es­tá con­ven­ci­do de que, una vez que los ter­mi­na, ya no le per­te­ne­cen.

4º Pum Pum
Una es­cue­la pri­ma­ria de Lis­hui, en el su­ro­es­te de Chi­na, lu­ce en sus pa­re­des a una ni­ña so­ña­do­ra. Has­ta ese lu­gar ro­de­a­do de bos­ques de bam­bú y cam­pos de lo­to lle­gó Pum Pum, una de las re­fe­ren­tes ar­gen­ti­nas de ar­te ur­ba­no. Accedió a esa zo­na ru­ral con­vo­ca­da por el pro­gra­ma Back to scho­ol, que reu­nió a 15 ar­tis­tas de di­fe­ren­tes pa­í­ses del mun­do pa­ra pin­tar imá­ge­nes mo­ti­va­do­ras pa­ra los pe­que­ños es­tu­dian­tes. Y ha­cia allí em­pren­dió una nue­va ex­pe­rien­cia fron­te­ras afue­ra. Un pro­yec­to si­mi­lar la lle­vó a la is­la de Djer­ba, en Tú­nez, en don­de se en­con­tró con co­le­gas de to­do el mun­do pa­ra pin­tar es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos en el pe­que­ño pue­blo de Erriadh.
Pum Pum cre­ció en un ho­gar en el que el ar­te for­ma­ba par­te de la co­ti­dia­ni­dad, es­tu­dió Di­se­ño Grá­fi­co y en­con­tró el mu­ra­lis­mo en el ca­mi­no. “No lo nie­go: me gus­ta­ba di­bu­jar, pe­ro no pen­sa­ba en que fue­ra una pro­fe­sión pa­ra to­da la vi­da. Has­ta que lo que ha­cía co­men­zó a re­per­cu­tir, a te­ner una co­ne­xión sen­si­ble con quien lo re­ci­bí­a. Eso ge­ne­ra una on­da ex­pan­si­va, por­que va­lo­ro mu­cho lo que le pa­sa a quien lo ve y opi­na”, re­ve­la.

5º TEC
Eran los ini­cios de los ‘80 cuan­do re­ci­bió, co­mo re­ga­lo, un li­bro que com­pi­la­ba los gra­fit­tis de Nue­va York. Sin In­ter­net, só­lo con esas imá­ge­nes en pa­pel co­mo re­fe­ren­cia, TEC y un ami­go em­pe­za­ron a ha­cer sus pri­me­ras pin­ta­das en las ca­lles de la ciu­dad de Cór­do­ba, don­de vi­ví­an. Unos años des­pués, mien­tras es­tu­dia­ba Di­se­ño Grá­fi­co en la UBA, y de­di­có su tiem­po es­pe­cial­men­te al cam­po au­dio­vi­sual. En 2001, en me­dio de la cri­sis del pa­ís, vol­vió a sa­lir en gru­po pa­ra pin­tar pla­zas “y po­ner­le un po­co de on­da y co­lor a la si­tua­ción, con una es­té­ti­ca naif, cer­ca­na al di­se­ño grá­fi­co. Eso me pu­so de vuel­ta en la ca­lle, me de­vol­vió al stre­et art”, re­co­no­ce en su fla­man­te es­tu­dio en Vi­lla Or­tú­zar.
Años más tar­de, una ga­le­ría de ar­te de San Pa­blo lo in­vi­tó a una re­si­den­cia de dos me­ses jun­to a ar­tis­tas de to­do el mun­do: ese fue el ini­cio de su vín­cu­lo con la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra de Bra­sil, ya que des­pués lle­gó una ex­po­si­ción en el Mu­seo de Ar­te paulista. En esa urbe, donde ahora vive, pin­tó el mu­ral más gran­de hasta el momento, jun­to a una au­to­vía de la zo­na co­no­ci­da co­mo Min­ho­ca­o. La pa­red la­te­ral de un edi­fi­cio de 18 pi­sos –60 me­tros de al­tu­ra– ex­hi­be su in­ter­pre­ta­ción del vín­cu­lo en­tre el hom­bre y la me­ga­ciu­dad.

Bonus track
  • graffitimundo es una organización sin fines de lucro dedicada al apoyo y la promoción de la escena local de arte urbano y los esfuerzos individuales de sus artistas, cuyas historias, visión y motivación son reveladas al mismo tiempo que se descubren sus obras más emblemáticas en la ciudad de Buenos Aires. Algunos de los programas disponibles, sólo en idioma inglés y en recorridos a pie y/o vehículo que se extienden durante un mínimo de tres horas, son: Walking Tour, que conduce a través del emergente Villa Crespo hasta el consagrado Palermo Soho (u$s 18); North City Tour, una exploración profunda de las paredes intervenidas en Colegiales, Chacarita, Villa Crespo y Palermo (u$s 30 en minibus con aire acondicionado); South City Tour, que se adentra en las otroras áreas industriales de La Boca y Barracas (u$s 30). Todos requieren inscripción previa online.
  • Galería Unión es el único espacio expositivo dedicado exclusivamente al arte urbano en la ciudad y gestionado por sus protagonistas. Ubicada en Palermo Soho, programa muestras temporarias y también brinda la posibilidad de adquirir obras en pequeño formato.
La versión original de esta nota fue publicada en la edición 185 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista

jueves, 27 de octubre de 2016

Proyecto Persiana, una forma de dar color a las ciudades





“La idea es que todo el que pase le dé significado a la obra”, dice Santiago Cavanagh, artista plástico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Contra el prejuicio con que carga el arte del graffitti, dos jóvenes artistas porteños decidieron salir a pedir permiso para cambiarle la cara a las monocromas cortinas metálicas de los comercios de la Ciudad. De eso se trata Proyecto Persiana, de Santiago Cavanagh y Milagros Avellaneda.

“En 2014 me mudé al barrio de Congreso, cuenta Santiago Cavanagh, alma mater del proyecto y licenciado en Economía Empresarial por la Universidad Di Tella, especializado en Negocios de Arte, es una zona muy comercial, con Libertad, la calle de los joyeros, Talcahuano, la de la música, etc. Durante el día hay mucha actividad y mucho caos, pero una vez que se cierran las ventanas, cada noche y, todo el día los fines de semana,  el paisaje es gris, desértico. Siempre que volvía a casa mirando las persianas bajas, y en su mayoría vandalizadas, pensaba: algo hay que hacer”.

Ante ese panorama, y después de una serie de “afortunadas casualidades”, a mediados de julio de 2015 nacía Proyecto Persiana, bajo tres objetivos fundacionales: transformar las persianas de Buenos Aires, embelleciéndolas a través del arte; generar un espacio para los artistas, y, también, revalorizar el arte urbano, muchas veces desprestigiado o asociado al vandalismo.

No todos los sectores y cuadras de la Ciudad de Buenos Aires resultan vistosos y muchos edificios y locales están deslucidos. Santiago Cavanagh, un joven artista del barrio de San Nicolás, sintió la necesidad de embellecer el gris de su zona y propuso, junto a Milagros Avellaneda, el Proyecto Persiana. Su objetivo: transformar la Ciudad a través del arte.

Proyecto Persiana fue creciendo, recuerdan sus precursores, desde aquel 27 de septiembre de 2015 cuando decidieron salir a dejar su huella en las cortinas de locales comerciales del centro porteño. Hoy cuentan con más participantes, muralistas y graffiteros, y algunos recursos por donaciones, para también revalorizar el arte urbano y dar crédito a los artistas.

 “A partir de un trato con los dueños de los locales, su permiso y consentimiento, comenzamos a pintar”, explica Milagros de 24 años. Por lo general, agrega, la recepción es muy buena. “Cualquier cosa es mejor que una persiana gris vandalizada”. Además, al concluir el trabajo, los participantes se encargan de limpiar las veredas y los mármoles manchados.

Pero el arte en las persianas, explican, no es sólo para sus dueños. “La idea es que todo el que pase por ahí, vea la obra y le dé un significado”. La noche de estas cuadras de Buenos Aires definitivamente ha sido transformada. Por ejemplo, quien camina por la calle Libertad, se ve inmerso en el océano y la selva, en Talcahuano, la temática es la música y en la calle Uruguay no podía faltar el Carnaval.

Incluso la respuesta por parte de los vecinos es alentadora y muchos lo expresan a través de la página de Facebook del proyecto: “Soy vecino de la calle Uruguay y Perón donde pueden ver esta maravilla. Hasta hace poco las persianas de mi ciudad no me decían nada. Ahora tienen un color, símbolos y mensajes que me permiten cada día dialogar con ellas. Gracias”, dice una de tantas publicaciones.

Los jóvenes artistas realizan también un seguimiento del estado de las obras y los resultados han sido positivos. “Otros graffiteros respetan el arte, hasta ahora no han vandalizado”, celebran. En este sentido, el proyecto busca también romper con un preconcepto masivo frente al graffiti. Aquí el arte y las formas de expresarlo son respetuosos del entorno.

Proyecto-PersianaEl siguiente paso de Proyecto Persiana es salir del centro porteño y darle vida a los barrios más carenciados de la Ciudad, como las villas. De a poco, pincelada a pincelada, la contribución de estos artistas se expande para hacer de nuestras calles lugares más lindos, alegres y llenos de sentidos positivos.

Podés encontrarlos en:
Instagram: proyectopersiana

Fuente VPJ