miércoles, 20 de noviembre de 2013

Areté esa busqueda de lo que no es

Carlos Schrader en su historia de Heródoto plantea que “es un concepto vago que implica un conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales”. Acá nos detendremos en algunas imágenes locales.


Dicen que el arte no cambia nada, que es el placer de los ricos. En cierta medida es así. El arte está pensado para quienes pueden acceder a él y además debe estar preparado para comprenderlo. El arte urbano (Street Art) busca en cierta medida romper con eso. 


Al haber muchas personas que por in-capacidad (económica) o pudor no quiere entrar a las salas de exposición, lo diferentes artistas (callejeros) dejan su huella y su expresión allí donde todos la vean. El ágora dejo de ser el centro de la ciudad, Posadas crece y cambia, muta se de-forma y re-forma a compas del interés económico de unos pocos nuevos ricos (políticos).
Entre tanto los pocos de los muchos juegan su bolsillo y su imaginación/creatividad (lo más caro que poseen) en cada pared que dan vida con pinturas y aerosoles. Manos mágicas transforman paredes abandonadas y deslucidas en faros de color y belleza.
“Es una decisión de vida” me dijo al pasar Fado. Un trabajo que uno elige y pretende que sea autogestivo. Aunque algunos logren con su popularidad o habilidad conseguir mecenas o ayudas para seguir dejando sus huellas en la city.
En esta Posà que ya no existe, efímera, cambiante, llena de arte oficial y no oficial, con sus grafittis y sus antiguos edificios, que desaparecen y dejan paso a nuevos espacios. ¿Quién sabe dónde podemos encontrar estos espacios llenos de arte urbano que ya han cambiado?
Publicar un comentario