jueves, 21 de noviembre de 2013

Relámpago Jackson: El sueño de bailar por una oportunidad de salir de la marginalidad


Como si fuera Pierre Dulaine o Mozart Viera, el joven Vicente Mota busca darles una oportunidad a los jóvenes de las chacras 187, 190 y 193 de Posadas a partir del breackdance. 

El joven creó el grupo “Relámpago Jackson” y ya tienen su primer logró: clasificaron a la instancia nacional del “Universal Dance” que se realizará en Córdoba desde el 29 de noviembre. 

Ahora seis de los chicos buscan apoyo para viajar y cumplir su sueño de competir a nivel nacional. Los chicos viven en una de las zonas más conflictivas de la ciudad y buscan en el baile su oportunidad de crecer sin que los afecte la violencia que les rodea. Este es un ejemplo de perseverancia que busca la inclusión e integración, eliminando la marginalidad.
Relámpago Jackson es una idea de un joven, que pretende a través de la música y el baile dar oportunidades a los jóvenes de las zonas más marginadas de la ciudad de Posadas. Su sala de ensayo es un playón al fondo de una casa, sin lujos los jóvenes han logrado aprender sobre el breackdance y así tener una opción para incursionar en la cultura.
Vicente Mota explicó que “lo que queremos es dar un ejemplo a los demás, con esto le damos la opción a los chicos de distraerse, de hacer algo”. Recordó que han logrado sacar a los chicos del grupo de la calle, uno de ellos incluso dejo el consumo de drogas al alejarse de “la vagancia”. A pesar de la rivalidad de los barrios, Mota reconoce que “el grupo y el baile es un lazo que nos une a nosotros”.
EL joven instructor creo este espacio a pulmón, “lastimosamente no tengo un espacio, pero si tengo muchas ganas de enseñar y salir adelante y perseguir mis sueños. Y ellos están conmigo”. Para poder obtener los vestuarios para las presentaciones hacen aportes cada uno de ellos; hacen rifas, venden churros, empanadas, locro; piden colaboración. “La remamos como podemos, pero no es suficiente” reconoce Mota.
Los chicos que bailan actualmente estudian, algunos trabajan y otros no pueden estudiar por la falta de recursos. Pero a la hora de bailar, saben que lo importante es la voluntad de cada uno. El mayor reconocimiento es el aplauso de la gente al final de cada presentación o concurso.
Actualmente Mota cursa actualmente el profesorado de danzas en la Escuela de Danzas de la provincia. El joven afirma que su sueño es eliminar las barreras barriales que separan a los jóvenes de la zona. “El título de profesor que puedo obtener del profesorado me permitirá abrir una academia, pero estamos hablando de acá a cuatro años. Por lo pronto para que no se separen y siga creciendo el grupo, seguimos con las presentaciones y concursos”.
Planteo que “ganar el concurso local en el auditórium del Montoya y tener la posibilidad de viajar ya es un sueño, pero no estará cumplido si no podemos obtener las ayudas para viajar”. Las categorías en que participan son Show dance, un Street dance y Solista. Son seis bailarines que deben viajar y buscan apoyo.
Los jóvenes del grupo deben estar en Córdoba el 29 de este mes para competir a nivel nacional en el “Universal Dance”. Los interesados en colaborar pueden comunicarse con ellos al teléfono 0376 154117007. 

Esta es una historia verídica que sucedió en Brasil y es interesante recordarla:
 
Publicar un comentario