viernes, 27 de abril de 2012

22 es un buen número: Rockumentales


“Mi espíritu melancólico se lleno de otoño en la oscuridad del silencio…” Milciades


Fui a ver la propuesta que se presentaba en la Biblioteca Popular para los amantes del rock, el jueves por la noche el ciclo Rockumentales presentó el documental “A skin too few – The days of Nick Drake”.

Me sorprendió gratamente ver un salón casi lleno de jóvenes, viendo ese documental denominado “Una piel de menos – Los días de Nick Drake”. Toda una alegoría de lo que fueron esos días del joven y virtuoso músico ingles. Entre las cosas que se observaban del vídeo hecho de diferentes entrevistas a los familiares del músico, como a artistas, sonidistas, amigos y al productor de Nick; resaltaba una frase que marcaba su existencia “ninguno de nosotros lo conoce bien…”

De todos los matices que presentaba de Nick cada entrevistado, solo obtengo que componemos lo que somos o solo atisbamos a imaginar cosas que nos re-presentan y a través de ellas intentamos que los demás se acerquen a lo que pensamos o sentimos… muchas veces no lo logramos, ni por asomo.  Uno de los amigos de universidad de Nick dijo al pasar “en realidad nunca hicimos mucho…” toda una definición de lo que hacemos enfrentado a lo que nuestras sensaciones nos motivan a realizar.
Al escuchar las diferentes canciones con que iban marcando la evolución creativa del músico, me encontré a mí mismo pensando que “mi mente es extraordinariamente volátil y la música la mueve a lugares insospechados donde no puedes perturbar mí paz”. No hay razón para no expresarlo, solo que deberías estar dentro de mi mente para comprenderlo…

En ciertos momentos toda persona cree como Nick que sus fracasos en lo que la vida social significan que no tiene nada que ofrecer al mundo, ahí uno cae como dijo la madre de Nick a creer que debemos “rechazar al mundo” porque nada nos hace felices; además esta el falso componente social de que la gente lo veía como un genio, un virtuoso, pero el no podía encajar en ese mundo que lo consideraba una persona maravillosa. Sin embargo cuando más vemos del mundo, más debemos comprenderlo, no caer en la idea de que no podemos cambiar nada y volvernos taciturnos, que quizás fue su error, en palabras de su hermana “cuantas más cosas veía, más silencioso estaba…”.
Resumiendo lo que sentí al ver este buen documental, podría decir que “ver la lluvia me pone triste, sentirla en mi rostro me hace ilógicamente feliz”

Milciades T.D.D. 


P.D.: 22 es el número que me toco para el sorteo, sin azar el mundo seria aburrido
Publicar un comentario