domingo, 22 de diciembre de 2013

El rock de la triple frontera hizo bailar y saltar hasta el amanecer a Posadas

Neto se dio el lujo de grabar un DVD en vivo en la tierra colorada. Para ello 24 y Media organizó una fiesta en el club Huracán, donde presentaron oficialmente su cuarto disco “Remándole”. Como apertura de la fiesta estuvieron los formoseños de Nde Ramírez con todo su folklorock y el Cabra que trajo la poesía de las Manos de Filippis. La fiesta donde se mezclaron, tradiciones, mitos, música regional (litoraleña) e influencias del hip hop, rap y tecno; fue acompañada por un numeroso público. Colmaron el club fans de Neto, apasionados a las Manos de Filippi y muchos que querían ver en vivo a Nde Ramírez.
La medianoche del sábado marcó el inicio del show. Que de la mano de los formoseños de Villa Jardín (donde nadie se enoja) fue subiendo la temperatura con cada canción. Nde Ramírez y Neto son un combo perfecto, porque ambas bandas son la punta de lanza de una escena regional que propone nutrirse de las raíces y fusionarlo con el Rock. Ambas bandas muestran una serie de postales audibles (canciones) alusivas a la vida de los lugareños, los mitos y leyendas de esta zona geográfica de frontera. Narrar el contraste dado por el choque de la modernización y la vida de ciudad con lo rural y el suburbio platean un tema muy rico, sobre todo por cómo afectan a la tradición, la/s identidad/es y la mutación cultural.
Nde Ramírez expone esta experiencia de vivir en el borde, como de pura psicodélica y Neto juega con el “lenguaje triplefronteril” con alusiones a la simbología de la región, la liturgia litoraleña con bases rítmicas de hip hop, viajes por el hardcore y el funk.
Los Nde Ramírez demostraron ser fieles exponentes de que la identidad se teje mirando hacia adentro, plasman en su música los latidos de un rock que se arma y desarma con las vivencias de la gente y su hábitat. Para esta increíble performance los formoseños fusionaron tradiciones, mitos y con el rock y la psicodélica. Además contaron con la participación de un rapero que improvisaba poesías en base a la música y el ambiente de fiesta que se vivía.
Luego llegó el turno del Cabra, que presentó una versión acústica de sus canciones, así como de los clásicos de las Manos de Filippi. Si con Nde Ramírez comenzó la fiesta, con el Cabra comenzó el pogo.
Pasadas las 2,30 horas Neto subió al escenario, con formación nueva, pero con la misma energía de siempre Neto demostró porque es la banda más convocante de la capital de la tierra colorada. Con catorce años girando en la escena rockera, con muchos cambios de integrantes, pero siempre en esa búsqueda musical que trasciende las fronteras, las aduanas, los estilos, los géneros e incluso personas, Neto sigue creando, para deleite de sus fans. Ahora Neto cuenta con una formación de nueve integrantes, Ostentan un sonido poderoso apoyado en los vientos y en los renovadores arreglos que desde los teclados les ofrece Diego Rojas, que también hace de segunda guitarra y acordeón.
Las canciones de este nuevo disco, siguen haciendo hincapié en lo que rodea a la banda: la Triple Frontera, el río, la selva, la ciudad creciente, la fiesta, el agite. También tratan de captar esa esencia, de allí la fusión de estilos que caracteriza a la banda. Neto puede ir desde la cumbia hasta el hardcore, pasando por el funk y el maracatú, con mucho rap y percusión. Todo esto se notó en la primera parte de su show, muy cuidado, porque estaban registrando todo para su DVD. Esto no quitó ni un ápice de la frescura y espontaneidad de la banda. Kike y Fly interactuaron con el público como en cada show.
Para el registro primero hicieron un par de clásicos que calentó el ambiente, luego presentar de un tirón las canciones del nuevo material. Luego de dejar registradas las canciones que compondrán el primer DVD de la banda, se sumo a la fiesta en Cabra, ya casi como un “Neto Kuera” más. Allí explotó la noche, canciones como “Los métodos piqueteros”, “El himno del cucumelo” y otras canciones de las Manos hicieron desbordar al público. Los fans de Neto saben que cada show, dura hasta el amanecer, por ello, la mañana del domingo los encontró cantando y bailando junto a su banda. Para ir celebrando esta noche pasaron músicos amigos, cantantes y mucha música “de la triple frontera”, demostrando que en el Litoral argentino hay “Rock y quiere seguir sonando”.
Publicar un comentario