sábado, 28 de diciembre de 2013

La 25 trajo toda su poesía de los suburbios mezclados con pura pasión rolinga



Toda la pasión rockera se expreso en el club Itapúa para despedir el año, para ello se montó un show donde la 25, Justicia Social y Santos Guardianes fueron los encargados de rockear. La tribu stone concurrió masivamente al club Itapúa donde disfrutaron de tres instantáneas del rock nacional, la 25 y Santos Guardianes se sumaron al apoyo a Callejeros, sumándose al excelente tributo que dio  Justicia Social (Paraguay) en la caliente y vibrante noche de viernes.




La 25 es una banda de rock argentino, caracterizada por ser una de las más importantes y duraderas dentro del género del rock stone. Se nota que la pasión rollinga que los reunió allá por el año 1996, sigue intacta “Los pibes de la 25” siguen con su rocanrol crudo, con riffs de guitarras filosas, melodías bailables y sobrios arreglos de cuerdas.

La 25 edificó su propio camino hasta consolidarse como los herederos del más puro Rock & Roll en sus más de 16 años de carrera. Sin embargo Mauricio "Junior" Lezcano sigue entonando “yo llevo el rock en la sangre y nada me satisface más” y es coreado por toda esa tribu urbana que puebla ciudades y los sigue adonde lleven su rocanroll.

El show de los porteños arrancó pasadas las veintitrés horas y se extendió hasta pasada las una de la madrugada del sábado. Los pibes del público no los quería dejar ir, cantaban, coreaban, saltaban y pedían “una más y no jodemos más” queriendo hacer eterna la noche. Junior prometió volver y agradeció la pasión del público misionero. Antes de despedirse pidió que acerquen los trapos y los fue leyendo uno por uno.

La noche comenzó pasadas las 21 horas, con los locales Santos Guardianes. Ellos demostraron que  son una  banda nueva, pero que suena a rock, crudo, limpio y bien aceitado. Una presentación sin fisuras de una de las nuevas bandas de la capital de la tierra colorada. Manu Giménez lidera esta banda, que quiere demostrar que suena en radios de todo el país, porque saben lo que quieren hacer.
Rock de acá para exportar, eso es Santos Guardianes, una banda que piensa en crecer, con sonidos suyos, poesías que hablan de sentimientos, esto sumado al carisma que presentaron en el escenario logró mover a la tribu Stone que vino de Paraguay a escuchar al tributo a Callejeros. Por ello es que esta propuesta de Santos Guardianes tiene una perspectiva de crecimiento continuo, es una banda que sonará y mucho. 

Justicia Social, sorprendió a propios y extraños, daba la impresión que el Pato Fontanet estuviese en el Itapúa. Estos músicos lograron captar la esencia de Callejeros, por lo cual desde la primera canción lograron el acompañamiento de todo el público. Trapos flameando y cuerpos sudorosos los acompañaron en ese pedido de “Justicia y libertad a Callejeros” que expresaron en cada tema.


Publicar un comentario