martes, 17 de junio de 2008

El futbol y los graffitis


Los estadios de fútbol son lugares de producción y reproducción de identificaciones simbólicas, los mensajes que circulan en la tribuna y fuera de la cancha, los que aparecen en las paredes, los que surgen en
los chistes en circulación.
En esta ocasión nos ocuparemos de los graffitis relacionados con un club en de Posadas, Guaraní Antonio Franco.


La identidad en juego


La primera constatación que se puede hacer en relación al discurso del fútbol es que si algo está en juego es la identidad. La identidad vinculada a lo territorial. En particular, el discurso futbolero en el graffiti permite observar las relaciones del fútbol con procesos identitarios barriales y la marcación del territorio.


Este mapa se materializa en una marcación de cada territorio mediante las pintadas de los hinchas del barrio. La competencia por el espacio en la pared mediante tachaduras, superposiciones, el deseo de "COPAR TODO" (como dicen algunos graffiti), funciona como una metáfora de la competencia en la cancha. Y en el mismo sentido funciona la ansiedad por llegar hasta donde nadie llega para dejar la inscripción del nombre, los colores el escudo del club del que se es hincha.


La pugna entre hinchadas está atravesada por el trazado de una frontera imaginaria que divide el universo en dos campos enfrentados: nosotros y los otros. De un lado de esa escena discursiva se encuentra lo percibido como prestigioso y deseable, y del otro, lo digno de desprecio.

La construcción identitaria en el que aparecen algunos estereotipos comunes del imaginario del fútbol y otros condimentos que tienen que ver con el cruce con lo barrial y con las características específicas del género discursivo graffiti.


Publicar un comentario