lunes, 9 de junio de 2008

Furtivos aerosoles intentan cambiar la ciudad

El graffiti se piensa, se hace, muta en otra cosa cuando se tapa, se borra, se pinta encima, se despinta por el paso del tiempo. Así y todo, tan efímero el graffiti sigue estando sobre las paredes ya que son una forma de apropiarse, de forma clandestina, de un pedacito de la ciudad privatizada en donde vivimos. Se deja una huella, efímera, pero marca al fin. Sin pedir permiso, en las paredes de los espacios públicos no custodiados, pero si vistos por mucha gente. Los qraffitis están marcando la pared, poniendo en relieve las tensiones y conflictos de la cuidad. Le da identidad a la ciudad.

HISTORIA DEL GRAFFITI:

Empecemos por el principio como se debe. La palabra graffiti previene del latín graphiti. En italiano, "graffiti" es el plural de graffito, termino se traduce como "marca o inscripción hecha rascando o rayando un muro".
Fue Raffaele Garrucci quien se encargo de divulgar a mediados del siglo XIX el término en los medios académicos internacionales. En los años setenta los diarios neoyorquinos se encargaron de popularizar el término. Y sabemos que lo que es popular en EEUU en poco tiempo es popular en el mundo entero, es así que el término se hace conocido.
El graffiti por excelencia se caracteriza por su contenido político y social. Fue y es una herramienta de lucha, denuncia y resistencia. En este sentido, un hito del graffiti es la frase “La imaginación al poder” nacida en pleno Mayo francés (1968).

Los graffitis tiene contenido. “viva yo” no es un graffiti es una pintada. Un graffiti puede verse como una obra de arte callejera. El contenido puede estar en el texto o en la imagen. Ya sabemos que una imagen vale mas que mil palabras, o por lo menos, algunas cuantas. Si tenemos en cuenta esto, podemos ver que en las paredes de Posadas no abundan los graffitis, sino las pintadas, eslóganes o pintadas políticas, “escraches”. Estas últimas cuentan con el financiamiento por parte de un partido político por lo que lleva su firma. En cambio el graffiti no cuenta con ningún respaldo institucional y si lleva una firma es un nombre personal o de una agrupación, como también puede ser anónimo.
Según la investigadora de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Claudia Kozak, "hay una tendencia a una audiovisualización de la cultura y es claro que desde los años 90 en adelante el graffiti en la Argentina empieza a tener un sesgo más ligado a la imagen que antes". En cuanto al texto no necesariamente está desplazado "porque muchas veces está implicada la ironía política o la crítica social". Desde el 2001 con la gente en la calle cacerola de por medio, el graffiti leyenda volvió a cobrar protagonismo. Hoy siete años mas tarde, con otra realidad, se empieza a ver cada vez menos.
Publicar un comentario