lunes, 14 de abril de 2014

Dámaso Cerruti "un artista debe equilibrar estudio más práctica con la mente y el corazón”



El reconocido baterista de jazz Dámaso Cerruti brinda desde hoy  clínicas para profesionales locales. Se dictan en el teatro Espacio Reciclado y es organizado por el grupo Bateristas Misioneros.

Cerruti indicó que “los bateristas y músicos misioneros cuentan con grandes beneficios, porque viven en casas y tienen espacios, tienen tiempo y tienen silencio. Aquí aún pueden escuchar el silencio y esto es muy bueno para quien quiere tocar un instrumento”. Explicó que esto no sucede en las grandes ciudades, porque allí la gente vive en departamentos y no tienen espacios y hay ruidos siempre, y para poder tocar deben desplazarse y viajar en tren o colectivo y esto desgasta al artista.
Otra de las cuestiones que valoró de Misiones, y de Posadas específicamente, es que aquí “hay una cultura de la amistad, ustedes son amigos” y eso permite el crecimiento a nivel humano, que hacen crecer al artista. Lo contrario a la cultura del individualismo que se fomenta en otros ámbitos.
Para el baterista, es importante “estudiar, saber leer y escribir, arriesgarse a componer”. Pero para eso “hace falta una preparación integral, no solo es tocar, eso no pasa por la edad, por la situación económica, pasa por el interés de querer crecer. Intrínsecamente de la alegría de construirse, de la alegría de hacer música”.
Para él el músico “la alegría de hacer música debe ser lo más importante, no puede ser la presión televisiva, no puede ser tener rédito”. Para él si le dicen que uno toca para “ser famoso, para tener seguidores no sirve, solo quedan aquello que encontraron la alegría de hacer las cosas”.
Recomendó a los asistentes de la clínica que “nosotros no podemos estudiar porque nos gusta, estudiar porque queremos tocar mejor, no sirve. Nosotros debemos tener un objetivo, yo quería dar un concierto de batería y me llevo diez años prepararme para hacerlo”.
Explicó que sobre todo “debe estar la musicalidad, si no un baterista no es más que un malabarista”. En la musicalidad esta la capacidad de dar énfasis a algunos sonidos frente a otros.
“El músico nunca debe olvidar la técnica, es lo que le va sustentar la musicalidad” para Cerruti la técnica le permite controlar la música y los sonidos, diferenciar al profesional del que solamente toca un instrumento.
Para el músico “el talento hay que forjarlo, no basta solo con talento por eso es importante conocer la frase que dice Estudio más práctica con la mente y el corazón y llevarla a la práctica, profundizándola”. Si uno logra un equilibrio de estas cosas uno puede ser un gran artista para Cerruti.
Para la jornada de mañana, habrá una clínica para músicos bateristas y percusionistas (quienes deben llevar palillos y goma de práctica). El arancel para esa jornada es de 100 pesos.
Y como cereza de la torta, la clausura de semejante visita musical, será con performances y zapadas, el miércoles 16 de abril (antes del jueves y viernes santo) a las 21, con entrada de 25 pesos en igual escenario, Espacio Reciclado. Contará con exhibición del baterista Marcelo Móttola acompañado por el tecladista Gonzalo Bobadilla; cerrando perfomance de Dámaso Cerruti  acompañado del percusionista misionero Ichu Castillo y el multi instrumentista Marcelo Pérez.
Para inscripciones, información, llamar al telefono: 03754 – 15498681 o al sitio Bateristas Misioneros
Publicar un comentario