sábado, 19 de abril de 2014

El arte de esculpir la madera misionera y hacerla brillar en cada detalle



El escultor montecarlense Marco Gustavo Pintos despierta esa pasión artística con cada cincelada que da a las maderas misioneras. Es un autodidacta que logra que de cada madera broten esculturas que nos cautivan, nos llaman a la reflexión y al asombro.


Este joven que aprendió el oficio de tallar las maderas observando a su madre en su Montecarlo natal, explicó a Misiones On Line que sus primeros pasos en este arte fueron desde la infancia cuando “observaba a mi madre hacer sus trabajos en madrea”. En la adolescencia fue haciendo sus primeros trabajos aprendiendo con cada golpe de escoplo a conocer las maderas, sus esencias y posibilidades.
Marco recuerda que su primer encargo fue cuando tenía 18 años, “para una ermita del barrio El Bonito de Montecarlo, los vecinos le habían pedido una virgen de Santa Rita a mi madre (Ana María Bogado), ella ya no quería hacer más esculturas y me dijo a mí si quería tomar el encargo, esa fue mi primer obra”.
El joven ahora es un escultor tiempo completo, se dedica plenamente a realizar los pedidos que le van llegando a su taller. Realiza en su mayor parte trabajos sobre relieve, referidos a temáticas religiosas, también hace carteles y esculturas de vírgenes y santos para ermitas o devocionarios.
“Me gusta rescatar las maderas olvidadas o abandonadas” explica este artista que recorre los arroyos, montes y  rozados buscando troncos de árboles que quedan caídos. Indicó que prefiere trabajar sobre las maderas secas, ya estacionadas, “porque el proceso de secado hace que el trabajo sea más largo y complicado porque hay que esperar que la madera se seque y trabaje”.
 Su trabajo lo hace con herramientas manuales, nada mecanizado, hasta los cortes principales los hace con tronzadoras para poder sacar lo mejor de la madera. Para el desbastado y perfilado prefiere usar hachas o escoplos. Para los detalles trabaja con gubias, formones  y cuchillos.
El artista busca poder hacer una serie de esculturas que expresen un desarrollo hacia lo artístico, buscando que cada obra lo represente y lo ayude a desarrollar nuevas expresiones en la talla. Para ello comenzó con “Sensaciones” una obra de 70 centímetros que representa a una mujer, símbolo humano por excelencia para el artista.

Esta es una de sus obras más excelsas, él explicó que “la hice en mis pocos ratos libres, quise una obra que no fuera para cubrir un pedido, fue una inspiración mía, la volqué en unos bocetos. Fue algo que yo escribí, trate de desarrollarlo primero en bosquejos y fui buscando imágenes, cosas que me puedan servir para la postura y poder hacer mejor la escultura”.
Para su trabajo utiliza maderas nativas nobles, en especial busca trabajar con los “cernes de guayubirá, alecrín, cañafístula y otras especies”. Indicó que “con estas maderas es mayor el nivel de detalles que se pueden lograr a la hora de las esculturas”. 
 Uno de los trabajos de mayor tamaño que realizó fue el de una virgen de 1,20 de altura que fue para la empresa Larrague. Para todos los casos busca trabajar con madera estacionada, porque el secado lleva mucho tiempo. Cada cuadro en relieve le lleva entre 30 y 50 días de trabajo, si tiene muchos detalles, la obra lleva más tiempo.
A las obras terminadas, Marco antes del patinado con sellador prefiere aplicarles “betún de Judea”, “cera”, “aceite de lino” que le permiten hacer un terminado mejor, donde se resalten las tallas.
Entre quienes les han realizado pedido en estos más de 15 años de trabajo, Marco recuerda a personas de Santa Fe, Formosa, Buenos Aires, Paraguay, además de los de la provincia de Misiones. Actualmente se encuentra trabajando en un proyecto para un instituto de Puerto Piray que será una virgen de los milagros de San José, esta obra no será en madera, sino que hará un molde de barro ñau y luego hará la obra en hormigón.
“Yo trato de vivir de esto” afirmó Marco, quien explica que no es su hobbie, sino que lo ve como una forma de vida. Reconoce que le gustaría hacer una muestra con sus esculturas, pero “no tengo mucho tiempo entre pedido y pedido para hacer obras para una exposición así”. 
Publicar un comentario