jueves, 27 de febrero de 2014

Exuvia se despidió de Posadas con lluvia

La muestra de Andrés Paredes se despidió con magia y música del museo Lucas Braulio Areco. Ese jardín de ensueño creado por el artista plástico apostoleño deleito a los capitalinos y ahora busca nuevos rumbos donde seducir a propios y extraños, proponiendo al espectador, abstraerse en la atemporalidad, entre instrumentales quirúrgicos, marañas selváticas, insectos, sonidos y tramas.
Para despedirse de Posadas, la curadora de la muestra Alicia Menises organizó un cierre con una performance musical en vivo a cargo de los músicos Marissa González y Leo Rojas. Los músicos en concordancia con la visión de Paredes, propusieron un recorrido por lo que denominaron “Ante la Exuvia, el Jardín”, espacio audio-visual que formuló una manera de ver y pensar ambos aspectos de la muestra en su totalidad.


Ante cada cuadro de la antesala de la Exuvia, fue musicalizado por esta dupla de talentosos músicos, quienes desde su percepción sonora buscaron llevar la mente de los presentes al mundo invisible de la obra de Andrés.
“Voces de teal”, “Enramada”, “Lluvia de cocos”, “Sabor a pitanga”, fueron algunas de las obras que guiaron a los presentes por el jardín musical que culminó en la Exuvia y el Sonido de la piel.
La sala del museo se colmó de amantes del arte, artistas plásticos, músicos, personajes de las letras misioneras, graffiteros, performers entre tantos que se deleitaron con la muestra audiovisual.
La performance comenzó a las 20,30 horas con la lectura de Javier Chemes de su visión de la muestra y lo que despierta esa exquisita muestra audiovisual. Luego los músicos deleitaron por cerca de media hora con esas canciones que llevaron al mundo de las ensoñaciones de los jardines donde cada uno vivió su infancia.
Luego de la performance musical, los presentes recorrieron nuevamente la muestra, recreando las emociones que les generaron cada obra y la música que ambientaban el museo.
Andrés Paredes se despidió de Posadas, dejando una de sus obras para l pinacoteca “Marcos Otaño” del MMBA “Lucas Braulio Areco”. El artista plástico otorgó en donación su cuadro “Toritos”, que fue una de las piezas de la exposición en la Galería de Arte.
“Cuando dono una obra a un museo u otra institución, tengo la posibilidad de seguir viéndola, es un pedacito de mi, una huella que dejo en el lugar” fundamentó el artista apostoleño. La obra cuenta con ilustraciones de Joaquín Benítez; mide 122 x 87 cm y está realizada en MDF calado y pintado a mano con impresión inkjet. 
Publicar un comentario